01 NOV 2020 / Publicaciones
El desafío de convocarnos por la Educación:
La “mal tratada” Educación Inicial y sus Jardines

La Educación Inicial tuvo que batallar más de 100 años para ser incorporada como primer nivel del sistema educativo en nuestro país. Fueron muchas las conquistas y muchos los pioneros que fueron abriendo caminos. 𝗗𝗲𝘀𝗽𝘂𝗲́𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮𝗿𝗴𝗼𝘀 𝗽𝗿𝗼𝗰𝗲𝘀𝗼𝘀 𝘆 𝗰𝗼𝗻 𝗱𝗶𝘀𝘁𝗶𝗻𝘁𝗮𝘀 𝗺𝗶𝗿𝗮𝗱𝗮𝘀, 𝗼𝗯𝘁𝘂𝘃𝗼 𝘂𝗻 𝘀𝘁𝗮𝘁𝘂𝘀 𝗹𝗲𝗴𝗮𝗹 𝗾𝘂𝗲 𝗲𝘀 𝗲𝗹 𝗾𝘂𝗲 𝗵𝗼𝘆 𝘀𝗲 𝘀𝗼𝘀𝘁𝗶𝗲𝗻𝗲 𝗱𝗲𝘀𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗟𝗲𝘆 𝗡𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹 𝗱𝗲 𝗘𝗱𝘂𝗰𝗮𝗰𝗶𝗼́𝗻 𝟮𝟲.𝟮𝟬𝟲.

Aún hoy, existe en el imaginario social una idea en donde las Instituciones que la componen son solo de cuidados, o donde los niños y niñas sólo asisten para jugar. En su origen, pudo haber estado vinculada al cuidado y la sociabilización, a diferencia del Nivel Primario cuyo nacimiento fue a partir de la necesidad de la escolaridad y la alfabetización. Pero esto ya ha quedado muy atrás.

 

La Educación Inicial, es el primer eslabón de nuestro Sistema Educativo y demostró en todo este recorrido histórico su importancia basada en sus contenidos específicos y sus objetivos pedagógicos. Según la Ley, sancionada hace exactamente 14 años, se compone de dos ciclos: el primero, de los 45 días a los dos años, y el segundo hasta los 5 años. A diferencia de la Ley Federal –anterior a ésta-, se entendió a la Educación como un proceso que comienza a los 45 días de vida.

 

Lamentablemente, durante este tiempo de pandemia, pudimos observar, en muchísimos casos, que su importancia se confundió con yerros a la hora de tomar decisiones para defenderla, desconocimientos para tratarla, pero fundamentalmente falta de empatía para protegerla.

 

Podríamos asegurar que quienes no accionaron para su cuidado y defensa, simplemente ignoran la importancia del nivel, pero también entiendo que de manera fundamental, lo que se está desconociendo o ignorando además, son las etapas evolutivas de los niños y los avances de la neurociencia en todo este tiempo, en lo que a aprendizajes respecta. 

 

¿Quiénes conforman la Educación Inicial?

 

Según la Ley, la conforman Instituciones tanto de gestión estatal como de gestión privada. También las de gestión a cargo de organizaciones sin fines de lucro, sociedades civiles, gremios, sindicatos, cooperativas, organizaciones no gubernamentales, organizaciones barriales, comunitarias y otros.

 

La evolución de la Educación inicial desde fines del siglo pasado a nuestros días trajo aparejada  la creación de Establecimientos, como los Jardines Maternales Particulares o Privados, que fueron creciendo en cantidad y desarrollándose en calidad en la misma medida en que, desde el propio Estado, no fue siendo cubierta esta necesidad. El concepto de Educación Inicial fue incorporándose a los adultos y esa expectativa educativa de los padres para con sus hijos no fue compensada por una oferta estatal y sí lo fue por estas Instituciones particulares o privadas

 

El cierre de los Establecimientos educativos todo este tiempo, dejó en relieve muchas cosas y una fue claramente la distancia que hay entre lo que dice la Ley, los avances que han habido en materia de Educación inicial y la desconsideración de la misma por muchos sectores, particularmente el que Gobierna. 

 

Contradicciones, falta de políticas activas frente a este Nivel de la Educación, escasa comprensión. Se tomaron decisiones como si la Educación Inicial fuera un proceso ajeno al Sistema Educativo. Se la mencionó como una instancia sin objetivos y características propias. Se la trató como si fuera solo un ámbito de “contención” previo al ingreso del niño al “verdadero” Sistema Educativo. Y lo más duro, se las trato como un comercio, sin opción siquiera a contar sus realidades. Si esto último hubiera sido para ayudarla como corresponde la idea pudo haberse rescatado, pero el hecho de que el Ministerio de Educación las haya directamente desconocido, es verdaderamente lamentable desde todo punto de vista.

 

Nivel Educativo para los más pequeños, pero con grandes objetivos

 

El nivel educativo inicial tiene objetivos específicos relacionados con garantizar el desarrollo integral de los niños y niñas en los primeros años de vida. Incluye y democratiza el acceso a la educación como derecho. Su esencia radica en la atención primordial de esta primeraetapa de la vida y por eso requiere de profesionales de la educación especializados. Es un derecho y por ende, una responsabilidad social, ética y política del Estado. Es un nivel que demuestra clara intencionalidad pedagógica en cada una de sus actividades. Persigue una formación integral en cuanto aspectos sociales, afectivo-emocionales, cognitivos, motrices y expresivos.

 

Este Nivel es el primer paso de la escolarización, y para nada significa un “trámite” para preparar el niño o la niña para ingresar al primer grado. De hecho es una unidad pedagógica que abarca a los niños desde los 45 días hasta los 5 años inclusive. La Educación inicial transita contenidos específicos, propios, que respaldan también a la alfabetización cultural, a través de experiencias ligadas al juego, a la construcción de la corporeidad, a la cultura de la escritura y por ende de la lectura, al conocimiento del ambiente, las tecnologías o a las artes. 

 

En definitiva, tiene una identidad pedagógica propia con intencionalidad docente en términos de enseñanza y a cargo de personas calificadas que tienen objetivos y contenidos específicos adquiridos mediante una carrera profesional; planifican y secuencian actividades, evalúan avances y logros. Es decir se disponen a enseñar a los niños y niñas de sus salas y ese proceso estará presente en todas las actividades que el niño desarrolle.

 

Sin dudas todo esto lo podrían describir mejor profesionales vinculados a la materia, -y está claro que quien escribe no lo es- pero desde mi lugar de ciudadano preocupado y ocupado, con experiencia y compromiso en el tema, debo afirmar que se ha tomado con demasiado desdén a este ciclo de nuestro Sistema Educativo, “mal tratando”al Nivel, pero fundamentalmente a los Jardines Maternales Particulares no solo de Santa Fe sino de todo el País.

 

Porque lo que debe quedar claro, es que estos Jardines, que no dependen económicamente del Estado, que no son subsidiados, que no reciben ninguna ayuda  y que sólo son solventados por los padres, también forman parte del servicio que expresa la Ley y lo brindan dentro de los contenidos y objetivos específicos de la Educación inicial. De ninguna manera se los debió tratar como un comercio más. Las áreas de Educación no debieron desentenderse de la situación de ahogo por la que atraviesan y la gestión política en general debió defender al sector como parte del Sistema Educativo.

 

El paso que sigue y debemos dar.

 

Fui legislador y vivo en una ciudad como la de Santa Fe, que estuvo atenta al crecimiento y desarrollo de los Jardines particulares y, desde sus posibilidades, fue regulando, incorporando pero sobre todo reconociendo a estas instituciones. Creamos un Sistema de Educación Inicial Municipal. A partir de ahí le dimos un anclaje jurídico por ordenanza, el que evidentemente no es suficiente frente a lo que queremos, pero si ha sido importante. Esto me lleva a pensar que es posible generar otra actitud frente al tema, otra interpretación u otra mirada a la hora de aplicar la Ley y sobre todo tener otra conducta para que estos jardines –que son parte de la Educación Inicial- no queden expuestos a la indiferencia y el desconocimiento.

 

Es necesario entonces retomar las discusiones. Preguntarnos ¿Qué pasó durante todo este tiempo desde que se sanciono la Ley y por qué no se hizo de la misma, una herramienta que posibilite una mejor calidad educativa para los más pequeños incluyendo a todos los Establecimientos? ¿Por qué hoy nos conformamos con que estas Instituciones, estén atendidas desde una óptica comercial cuando son las que educan a nuestros niños?

 

Debemos reivindicar la presencia de los Jardines Particulares en la Educación inicial, atribuyéndoles una condición como Institución que forma parte de la misma y dentro de la unidad pedagógica que significa el Nivel. Comprender que más allá de su procedencia y las formas en las que emergieron, hoy cumplen un servicio educativo, previsto en la ley, en donde el Estado no lo hace, pero además, es ese mismo Estado que los controla y les permite –o no-funcionar.

 

Una vez más, el Desafío de Convocarnos por la Educación. En este caso será por los Jardines Particulares dentro de la Educación Inicial. Ojalá este tiempo de Pandemia que desnudó casi salvajemente este problema nos sirva para entender que con la Educación no se juega, en ninguno de sus niveles. Que la Educación es una causa importante y es cosa de todos.  


Leonardo Simoniello

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Comparto nota del Diario El Litoral Santa Fe que destaca la participación y el compromiso de quienes hoy se encuentran integrando el Grupo de Observación conformado... Leer más
ÚLTIMAS PUBLICACIONES
El 22 de noviembre de 1859 nacía Cecilia Grierson: docente desde el alma, médica desde la pasión, feminista desde la primera hora. Leer más
ÚLTIMAS PUBLICACIONES
El Gobierno Provincial anunció la apertura de los Jardines Maternales en Santa Fe y además de festejar la noticia y felicitar a quienes lucharon por todo esto,... Leer más